¿Cómo ahorrar utilizando el aire acondicionado?

Ahora que el verano ya está aquí, muchos hogares empezarán a usar el aire acondicionado para poder sobrellevar las olas de calor que se presenten. Como este aparato es uno de los responsables de que la factura de la luz engorde durante estos meses, en Kelisto.es te traen varios consejos para usarlo de forma eficiente.

Aunque la crisis del coronavirus haya trastocado la vida de los españoles, hay algo que nunca cambia: el buen tiempo y calor del verano. A partir de ahora, el aire acondicionado será el mejor aliado de los hogares del país, aunque también el motivo por el que la factura de la luz pueda subir. De hecho, el 70% del consumo eléctrico de una vivienda en verano corresponde al aire acondicionado. Para ayudarte a pasar un verano más llevadero sin abusar en el recibo, Kelisto pone a tu disposición una serie de consejos para ahorrar electricidad usando este aparato.

Elige bien el aire acondicionado para tu hogar

A la hora de comprar tu aire acondicionado, analiza bien los distintos modelos que hay en el mercado y no te dejes llevar por el que, a priori, puede parecer el más económico. Existen los modelos compactos, que son aquellos que se suelen acoplar en las ventanas y tienen el condensador y evaporador de aire en una única estructura, y los modelos partidos (aquellos en los que el condensador se coloca fuera de la casa y el evaporador está en el interior). Estos últimos tienen más capacidad, pero necesitan más espacio de instalación.

También debes fijarte en otros detalles, como la potencia (tendrás que elegirla en función del tamaño de la estancia que quieras refrigerar) y la etiqueta energética (de la más eficiente, la A, a la menos, la G).

Haz un uso eficiente acondicionando tu hogar

Aunque no se puede controlar el precio de las tarifas de la luz y, por tanto, el gasto que te supondrá usar tu aire acondicionado, si puedes controlar el uso que haces de él, así como adecuar tu vivienda para aprovechar por completo su capacidad refrigerante:

Aislamiento en las ventanas: al instalar ventanas de doble cristal o una doble ventana estarás evitando las fugas del aire frío que refrigerará tu hogar. Esto también es útil cuando se quiere aprovechar al máximo la calefacción en invierno.Mantén una temperatura estable: que quieras estar fresco en casa no significa que se tenga que tener la sensación de invierno en pleno verano. Por ello, es recomendable una temperatura del aire acondicionado de entre 24 y 26 grados, sin superar nunca los 12 grados de diferencia con el exterior. Es importante tener en cuenta que, por cada grado de más que bajemos (o subamos) la temperatura, se incurre en un gasto adicional de hasta el 8% de energía.No lo dejes encendido: en verano, es muy tentador dejar el aire acondicionado funcionando (aunque sea a baja potencia) cuando salimos a trabajar o a la compra, para que así al volver la casa esté más fresca. Esto no solo supone un mayor gasto de energía, sino que también incrementará la factura. Si necesitas salir, lo ideal es apagar el aire unos 20 minutos antes, ya que la casa se mantendrá fresca hasta el momento de salir.Limpia los filtros con regularidad: los filtros de aire sucios hacen que tu aire acondicionado necesite más energía para mantener fresca la casa, por lo que es recomendable limpiarlos regularmente, sobre todo si se hace un uso prolongado del aparato. Además, esto también puede evitar que el aire acondicionado desprenda mal olor cuando esté funcionando.

Otras formas de combatir el calor en verano

Aunque ya hayamos visto los consejos que ofrecen para gastar menos luz con el aire acondicionado, en Kelisto también nos dan otras recomendaciones para estar más frescos en verano y, de esta manera, hacer menos uso de este aparato.

Ventilar la casa en las horas adecuadas: las primeras horas del día y de la noche son perfectas para abrir las ventanas y ventilar, ya que es cuando más fresco puede hacer. Recuerda que con 10 minutos de ventilación es suficiente.Usa ropa fresca: de esta manera, tendrás menos calor. Se recomienda, sobre todo, telas frescas como el lino o prendas de algodón de tonos claros.Bebe mucha agua y aliméntate adecuadamente: el consumo de líquido te protegerá de posibles golpes de calor y de la deshidratación, sobre todo en el caso de niños y ancianos. Comer fruta como sandía o melón también es recomendable en estas fechas.Optar por un ventilador: sobre todo los que se colocan en el techo son perfectos para sustituir el aire acondicionado en aquellas habitaciones en las que no sea tan necesario.

«FotoCasa.es»