La Asociación Hipotecaria observa mejora de la calidad crediticia

La tasa de dudosidad del conjunto del sector privado residente disminuyó en el tercer trimestre hasta el 5,1%, nivel similar al registrado hace una década, y la calidad del crédito mejoró en todos los segmentos de crédito excepto en destinado a la adquisición de bienes de consumo, que mostró un repunte interanual.

Así lo muestran los datos difundidos por la Asociación Hipotecaria Española (AHE), que ha constatado que el saneamiento del sector financiero continuó mostrando «claros síntomas de mejora» durante el tercer trimestre de 2019, pese a las «señales que parecen evidenciar una cierta ralentización en el mercado inmobiliario e hipotecario».

La AHE ha explicado que esta favorable evolución está relacionada con las operaciones de venta mayorista por parte de la banca a fondos de inversión, que siguen manifestando «un interés en el mercado de deuda española ‘distressed’».

De esta manera, la ratio de dudosos del conjunto del sector privado residente se situó en el 5,1% al cierre de septiembre, un nivel que no presentaba desde 2010, frente al 5,4% de junio y el 6,2% de un año antes.

El saldo vivo mantuvo un suave desapalancamiento, con una reducción del 1,4%, mientras que el saldo de dudosos sufrió una caída del 17,9% en un año.

Los datos del tercer trimestre indican que la tasa de dudosidad del crédito inmobiliario a los hogares para la adquisición de vivienda fue del 3,5%, frente al 3,8% del trimestre anterior y el 4,1% de un año antes.

La asociación ha destacado la «notable mejora» de la cartera del sector inmobiliario y de la construcción mostrada los últimos años, que «ha continuado prolongándose durante este ejercicio, obteniendo muy buenos resultados en términos de reducción de dudosidad».

Así, la dudosidad en el crédito destinado a las actividades inmobiliarias, que pasó de un 10% de septiembre de 2018 y un 7,7% en junio al 6,8% en el tercer trimestre de 2019.

El crédito otorgado al sector de la construcción también continuó consolidando su recuperación, con una tasa de dudosidad que bajó al 12,5% en septiembre, frente al 12,6% del trimestre anterior y el 16,6% del año precedente.

La AHE ha recordado que, en ambos casos, la disminución de su coeficiente de dudosidad se produjo sobre un nivel de la cartera «en claro descenso», lo que «evidencia especialmente su mejora en términos absolutos en estos últimos años».

Repunte de la dudosidad en el consumo

La Asociación Hipotecaria ha resaltado que la mejora de la calidad crediticia ha sido generalizada en todos los segmentos de actividad, a excepción del de consumo, que muestra «un comportamiento menos lineal, con algún repunte interanual».

Así, la tasa de dudosidad del crédito a los hogares para la adquisición de bienes de consumo se mantuvo en el 5,1%, estable respecto al trimestre anterior y por encima de la ratio registrada un año antes, cuando se colocó en el 4,8%.

Además, la ratio ascendió al 5,5% entre las entidades de depósito frente al 5,3% que mantuvo tanto en septiembre de 2018 como en junio de 2019, mientras que en los establecimientos financieros de crédito (ECF) la dudosidad fue del 4%, por encima del año anterior (3,3%) pero inferior al 4,4% del segundo trimestre.

El saldo vivo del crédito para este fin aumentó un 8,4% respecto a un año antes y apenas un 0,02% frente a junio. Si bien el saldo vivo concedido por las entidades de depósito creció un 12,9% en un año, registró una disminución del 0,4% frente al trimestre anterior, por lo que el ligero repunte trimestral responde a un aumento del 1,4% en el saldo vivo de los establecimientos financieros de crédito (ECF).

El saldo de dudosos del crédito al consumo de los hogares se elevó un 16,7% en un año y un 1,1% en el trimestre. En las entidades de depósito el incremento fue del 16,5% interanual y del 3,3% trimestral, mientras que en el caso de la ECF el saldo de dudosos creció un 17,2% en un año pero disminuyó un 7,2% respecto a junio.



«FotoCasa.es»